LOS HONGOS ADAPTÓGENOS Y LA SALUD FEMENINA (PARTE 2)

La salud no es sólo la ausencia de enfermedad... La salud integra lo físico, lo emocional y lo social, y hablando de la salud de la mujer, son muchos los factores que se involucran para que podamos gozar de ésta. 

En la edición anterior, ahondamos en algunos padecimientos que aquejan desafortunadamente a muchas mujeres del tiempo actual como lo son el síndrome de ovario poliquístico, síndrome premenstrual y menopausia, y como los hongos adaptógenos podrían ser de gran beneficio para estas afecciones. En esta segunda parte, vamos a profundizar acerca de la infertilidad y dos etapas por las que muchas mujeres pasan: el embarazo y la lactancia. 


INFERTILIDAD

Datos del INEGI arrojan que en México hay aproximadamente 1.5 millones de parejas que presentan problemas para concebir y menos del 50% acude a algún especialista para tratamiento.

 Hasta hace algunas décadas se pensaba que el factor femenino era el único importante en este tema, pero en realidad 40% se dan a causa de la mujer, otro 40% del hombre y el 20% por causas desconocidas. Lo que es un hecho es que ambos deben de tener hábitos saludables y pueden apoyarse de los hongos adaptógenos para lograr el balance en su sistema reproductivo.

 El hongo Cordyceps, se ha utilizado durante siglos para aumentar la libido y tratar problemas de infertilidad en hombres y mujeres. Se destaca también por mejorar la calidad y cantidad de espermatozoides en los hombres y un estudio publicado en Biology of Reproduction, mostró que el Cordyceps aumenta la producción de 17-estradiol (E2) en mujeres. La producción de E2 influye directamente en la calidad de los ovocitos en maduración y juega un papel importante no solo para la concepción natural, sino también para aquellos que buscan asistencia médica reproductiva. 


EMBARAZO

Los adaptógenos se definen como sustancias no tóxicas, que aumentan la capacidad del cuerpo para resistir los efectos dañinos del estrés y promover o restaurar el funcionamiento fisiológico normal.

El hongo Reishi, se ha utilizado desde hace milenios en la medicina oriental y desde tiempos remotos ha sido empleado por mujeres embarazadas para fortalecer el sistema inmunológico. Las madres que lo han utilizado durante este período, aseguran tener bebés más tranquilos y nacimientos menos complicados.  

Por su parte, David Wolfe, en su libro ´Chaga, King of the Medicinal Mushrooms´, señala que ¨el hongo Chaga es parte de los productos alimenticios saludables e importantes para todas las edades (de 1 a 101 años o más), y que puede ser consumido durante todas las etapas de la vida, incluido el embarazo. Salvo las alergias raras a los hongos arbóreos, las mujeres embarazadas pueden tomar té Chaga y micelio Chaga diariamente durante todo el embarazo¨.

 Aún con los datos antes mencionados, es importante señalar que no hay suficiente evidencia científica que respalde el uso de hongos adaptógenos durante el embarazo, por lo que aconsejamos discreción y la autorización profesional acerca de su uso en esta etapa.


LACTANCIA

Durante la lactancia, el cuerpo de la mujer se somete de nuevo a ajustes para proveer de alimento a su bebé. Hay un aumento en los niveles de oxitocina y prolactina, que conllevan a la baja de deseo sexual y amenorrea y el gasto energético es alto. Se estima que durante la lactancia se queman entre 300 y 500 calorías diarias y sin contar con una buena alimentación y falta de sueño, puede mermar en la salud de la madre a corto plazo.

 Hay varios hongos adaptógenos seguros durante este período que pueden ayudar a revitalizar el cuerpo de la mujer lactante, estimular su sistema inmune y la vez ayudar a fortalecer el microbioma y el sistema inmunológico de sus bebés.

 Hillary Jacobson, autora de Mother Food, señala que los hongos pueden ser útiles para prevenir los cólicos en los bebés porque aumentan la respuesta inmune del cuerpo, aumentando la inmunoglobulina IgA. Este compuesto del sistema inmune ayuda a evitar que grandes moléculas de alimentos mal digeridos pasan por los intestinos del bebé. Además de que son excelente fuente de vitamina D, como el hongo Shiitake, puedes tomarlo durante el primer semestre de lactancia, solo requieres un gramo al día en su bebida de la mañana.

 Pasando los seis meses -ya que los bebés comienzan con la ablactación- se puede optar por nuestro Mix de adaptógenos, una bomba de nutrientes. Contiene hongo Shiitake, Turkey Tail, amaranto integral y cacao en polvo orgánico. Una cucharada sopera en tu licuado de la mañana incrementará tus niveles de energía, podrás lidiar mejor con el estrés y mejorará tu estado de ánimo.

 En cualquiera de los casos, te recomendamos consultar a tu profesional de medicina holística o médico funcional para que te indique la dosis adecuada de cada hongo adaptógeno según tus características y estilo de vida.

Autor: Gisela Suárez

Compartir


LOS HONGOS ADAPTÓGENOS Y LA SALUD FEMENINA (PARTE 1)